Historial de la revista

En los primeros meses de 2012, Félix Gil Feito tomó la determinación de poner en marcha un proyecto que venía madurando desde hacía tiempo y que debía cubrir un importante vacío historiográfico en el mundo hispanoparlante. Así nació la Revista Universitaria de Historia Militar (RUHM), la primera publicación que en el caso concreto de España y Latinoamérica tenía la vocación y el objetivo de abordar este ámbito del pasado desde perspectivas estrictamente científicas y renovadoras. Sea como fuere, sería injusto decir que el padre de la idea estuvo solo en el lanzamiento de tamaña empresa. Así, diferentes investigadores de reconocido prestigio en el ámbito de la historia militar y los estudios de la guerra avalaron el proyecto y tomaron parte en éste sumándose a los consejos de redacción y asesor, aportando siempre una experiencia y unos consejos extremadamente valiosos. De ahí que a modo de pequeño homenaje sea necesario reconocer de modo especial la contribución de los profesores Xosé Manoel Núñez Seixas y Fernando Puell de la Villa, siempre abiertos a ofrecer su ayuda de inestimable valor. Tampoco sería justo olvidar el trabajo y aportaciones de Juan Eduardo Vargas y Javier Lion Bustillo, que se han mantenido muy cerca de cada paso de la RUHM desde el primer día.

Así pues, en marzo de 2012 era publicado el primer call for papers, y ya a principios de junio de ese mismo año salía publicado el primer número de la revista con aportaciones desde diferentes arcos temporales y temáticos, pues tal era el espíritu con el que nacía el proyecto. Por encima de cualquier dificultad, lo más importante es que al fin había nacido un espacio de encuentro para todas las investigadoras e investigadores que directa o tangencialmente enmarcaban sus proyectos y reflexiones en el ámbito de los estudios de la guerra y la historia militar o que, sencillamente, mostraban interés por ambas. De algún modo, todo esto parecía justificado por dos motivos esenciales: en primer lugar la importancia fundamental e indudable de la guerra en el devenir de las sociedades humanas desde su misma aparición, lo cual por sí solo justificaría una revista específica centrada en las complejidades y entresijos de lo militar y lo bélico; pero también, y no por ello menos importante, por la tremenda vitalidad de que daban muestra una y otra vez muchos de los debates relacionados con los estudios de la guerra, lo cual manifestaba a las claras su potencial y posibilidades de renovación para el conjunto de la historiografía. Por eso mismo y ya desde el primer día, uno de los ejes fundamentales que han guiado nuestro trabajo en el seno de la RUHM ha sido aprovecharse de ese tirón vehiculando en el ámbito castellanoparlante algunos de estos debates y promoviendo también otros nuevos, realizando aportaciones netas y originales a nivel peninsular y, también, por qué no, internacional.

Desde luego, el camino hasta aquí no ha sido fácil, pero a día de hoy el proyecto se encuentra plenamente consolidado, instalado en diferentes tradiciones y espacios historiográficos, siempre buscando nuevos horizontes. Ya con el tren en marcha, a principios de 2014 se sumarían al núcleo duro del proyecto Miguel Alonso Ibarra y David Alegre Lorenz, aportando el entusiasmo de dos jóvenes llenos de ideas. En los años siguientes se dio un impulso definitivo a la internacionalización del proyecto con la aparición regular de artículos en inglés y portugués, los dos otras lenguas vehiculares de la RUHM. No por nada, entre sus objetivos se encontraba desde el principio la necesidad de establecer lazos más firmes con el mundo historiográfico luso que, desgraciadamente, en muchas ocasiones nos es tan ajeno en España, a pesar de la poca distancia física que nos separa. Igualmente se potenciaron nuevas secciones, como las traducciones, que con más o menos dificultades económicas y logísticas cumple regularmente su meta: contribuir a las transferencias historiográficas poniendo a disposición del lector aportes sobresalientes en materia metodológica e interpretativa que originalmente fueron publicados en lenguas extranjeras. Igualmente se fueron definiendo de forma más clara secciones presentes desde el principio, como las reseñas, que consideramos un espacio vivo, fundamental para captar, analizar y dar a conocer los últimos intereses y avances historiográficos en el ámbito de los estudios de la guerra. Valga decir también que desde el primer día el deseo del equipo de la RUHM ha sido trabajar en pos de la plasmación y difusión del conocimiento científico, siendo buena muestra de ello el carácter público de los contenidos de la revista y el hecho de que publicar con nosotros no tiene ningún coste para los autores y las autoras, en contra de lo que es común a nivel internacional. Además, el carácter profesional y científico de la publicación nunca ha querido ser un impedimento para acercarnos a un público lo más amplio posible, conscientes del interés que suscitan los estudios de la guerra y, también, de la necesidad que tenemos de aportar visiones más complejas y responsables a las que normalmente imperan –todavía– en torno a realidades cruciales como la guerra y lo castrense.

Ya en estos últimos meses de grandes e importantes cambios para la RUHM se ha sumado al equipo Francisco Leira Castiñeira, quien ha aportado trabajo e ideas que han sido fundamentales de cara a esta nueva etapa hacia la que nos encaminamos. Quizás, una de las empresas más ambiciosas y complejas en las que nos hemos embarcado en los últimos tiempos ha sido el intento de hacernos con un espacio propio y permanente en la historia militar de la Antigüedad, la Edad Media y la Edad Moderna, ámbitos que durante mucho tiempo no han tenido la presencia que habríamos querido por diversos motivos. Esperamos que en los próximos años podremos decir que este problema era parte del pasado, porque es deseo explícito de la RUHM desde sus mismos orígenes contribuir a la renovación y al intercambio en el ámbito de los estudios de la guerra en todas sus épocas, algo que sólo puede redundar una vez más en beneficio de los lectores, los autores y el propio proyecto. En cualquier caso, el espíritu no varía, aunque la pluralidad de las voces integradas en el proyecto no hace sino enriquecerlo y acercarlo a sus objetivos esenciales, de ahí las nuevas incorporaciones que han tenido lugar en el organigrama interno de la revista, con consejeros tan notables como Isaías Arrayás, desde el ámbito de la Historia Antigua, y por supuesto Mario Lafuente, desde el ámbito del Medievalismo. Y aunque la esencia se mantenga somos conscientes de que el tiempo no pasa en balde, de ahí que trabajemos activamente en mejorar el apartado estético de la revista y el servicio que prestamos a autores y lectores a través de nuestra página web, de ahí las pequeñas variaciones y transformaciones que han ido sufriendo a lo largo de estos años de andadura y de ahí también esta nueva página web basada en el Open Journal System.

Por último, aunque no por ello menos importante, fruto de nuestros esfuerzos por darnos a conocer los últimos meses han reportado una presencia cada vez mayor del proyecto en Argentina, lo cual ha significado también la entrada en el equipo de Alejandro Rabinovich y Germán Soprano, dos colegas que cuentan con una dilatada y valiosa experiencia en el ámbito de la historia militar y los estudios de la guerra en Latinoamérica y que vienen colaborando en los últimos meses con la RUHM. En este sentido, la llegada de artículos producidos por autores y autoras de Argentina se traducirá en una presencia cada vez mayor en los próximos números de trabajos procedentes de dicha latitud, algo que celebramos y que esperamos sea tan sólo el primer paso de nuestra presencia en otros espacios de Latinoamérica. Este deseo forma parte del objetivo central del proyecto, que no es otro que dar a conocer y poner en contacto a investigadores e investigadoras de diferentes tradiciones historiográficas y comunidades académicas. Por tanto, tan sólo nos queda dar las gracias a los colegas y las colegas que desde Argentina que se han acercado a nosotros y abrir las puertas de la RUHM a todos y todas aquellas que todavía no lo han hecho pero pudieran estar interesados.

Por supuesto, nada habría sido de este proyecto sin las autoras y autores que pusieron su confianza en él para someter a evaluación sus trabajos y, en caso de superar el trance, publicarlos. El resultado final, que es el que se observa en el producto acabado y visible de cada número, no es más que la punta del iceberg de un trabajo arduo para los autores, los revisores y revisoras anónimos que colaboran desinteresadamente con nosotros ofreciéndonos generosamente sus conocimientos y, en definitiva, para el equipo de la RUHM. Desgraciadamente, muchos trabajos se quedan en el camino, algo inevitable; otros han llegado a la meta final después de un segundo o un tercer intento, un proceso en el que todos y todas aprendemos: autores, revisores y editores; pero todos ellos han sido fundamentales en el recorrido y crecimiento de un proyecto joven y ambicioso que aspira lentamente a la madurez. Así pues, estamos en deuda con todos y todas aquellas que de uno u otro modo han estado vinculados a la RUHM a lo largo de estos primeros años de andadura. Sólo esperamos poder seguir caminando junto a vosotros y vosotras y, claro está, ir creciendo sumando nuevos y nuevas acompañantes en este camino que se presume largo y apasionante.

 

Múnich, 26 de octubre de 2015